Home Seguridad Informatica ¿Cómo proteger tus contraseñas?

¿Cómo proteger tus contraseñas?

1 531

Cómo proteger tus contraseñasGuarda tus contraseñas en la mente

Evita escribir tu contraseña en pedazos de papel, agendas, archivos electrónicos desprotegidos o en cualquier medio que pueda ser accedido por otra persona. Si esto fuera necesario, sólo escribe la contraseña, no informes lo que esa combinación significa. Si la cantidad de contraseñas es muy grande, puedes utilizar programas específicos para administrarlas.

No uses la opción “recordar contraseña” en computadoras públicas

En computadoras públicas o de la oficina, no utilices la opción de “insertar contraseñas automáticamente“, “recordar contraseña” o su equivalente que muchos sitios webs y navegadores ofrecen. Evita hacer eso inclusive en tu notebook, si sueles utilizarlo fuera de casa con frecuencia.

Siempre haz click en Salir, Logoff o su equivalente

Mucha gente se contenta en cerrar el navegador al salir de una determinada web. Eso es seguro la mayoría de las veces, sin embargo, en algunos casos, la simple reapertura de la página puede hacer que el contenido que accedías (tu cuenta de e-mail, por ejemplo) sea mostrado nuevamente. Si tuvieras contraseñas almacenadas en mensajes de e-mail, el problema se agrava. Un modo de garantizar que eso no suceda es clickear en los links o botones que digan “Salir”, “Logoff”, “Sign out”, o su equivalente.

Si es posible, no utilices tus contraseñas más importantes en computadoras públicas o redes desconocidas

Siempre que sea posible, evita acceder a servicios muy importantes para ti en computadoras públicas (la página de tu cuenta bancaria, por ejemplo). Si eso fuera inevitable, verifica si el sitio web ofrece recursos de seguridad (protección por SSL, por ejemplo). También evita utilizar tus contraseñas en redes Wi-fi que desconozcas.

Al teclear tu contraseña, verifica si lo haces en el campo correcto

Ten cuidado de no teclear tu contraseña en el lugar errado, por ejemplo, en el campo “Nombre”. Si haces eso, una persona cercana podrá leer lo que haz escrito, ya que solamente el campo contraseña está protegido. Un buen modo de evitar eso es no mirar sólo el teclado mientras tecleas. Mira constantemente la pantalla.

Cambia tu contraseña periódicamente

Es muy importante que cambies tus contraseñas periódicamente, por lo menos cada tres meses. Haciendo eso, impides, por ejemplo, que una persona que conoce tu contraseña y esté accediendo a una cuenta tuya en algún servicio sin que lo sepas, continúe haciéndolo.

No uses la misma contraseña para varios servicios

Para cada servicio que uses, utiliza una contraseña diferente. Si no haces esto, alguien que descubra tu contraseña en una determinada web podrá intentar utilizarla con éxito en otros servicios que utilices.

No utilices preguntas con respuestas obvias

Muchos sitios webs ofrecen un recurso donde puedes recuperar tu contraseña al responder una determinada pregunta. La idea aquí es hacer que suministres una pregunta que sólo tu sabes la respuesta. No crees preguntas que pueden ser fácilmente respondidas, por ejemplo, “que país ganó la Copa del Mundo FIFA de 1978?” (Argentina). En vez de eso, crea preguntas cuyas respuestas sólo tu conoces, como “cual es el nombre de la chica con la cual fui al cine a ver Gladiador”.

No compartas tu contraseña con nadie

Evita compartir tus contraseñas con otras personas, aunque ellas sean íntimas. Aunque sea de tu entera confianza, la persona puede dejar tu contraseña expuesta en algún lugar sin darse cuenta. Si utilizas un servicio compartido, cada persona debe tener su propio acceso privado, siempre que sea posible.

Cuidado con los e-mails o sitios webs falsos que solicitan tu contraseña

Uno de los fraudes más frecuentes en internet son e-mails que te envían a sitios webs falsos que se hacen pasar por páginas de bancos, correo electrónico, redes sociales, entre otros, imitando la imagen visual de los servicios originales. Si el usuario no se da cuenta que está accediendo a un sitio web falso, va a terminar entregando su contraseña y otros datos a un desconocido mal intencionado. Por eso, es necesario estar siempre atento a los detalles que permiten identificar los e-mails o sitios webs falsos, como direcciones no relacionadas con el servicio, errores ortográficos groseros y solicitudes sospechosas. Jamás hagas click en el hipervínculo de un email, abre un navegador y accede directamente al sitio web tipeando la dirección en la barra de direcciones.

Visto en Informatica Hoy

1 COMMENT

Leave a Reply